La Casa

Una Casa que se Renueva

Adaptación de texto escrito por Viviana Ripoll sobre nuestra Casa en Zelaya 33º

La casa, donde funciona la Fundación Séptimo Mes, es una casa muy grande que tiene planta baja y alta. Abarca toda una esquina, la cual por muchos años estuvo alquilada con una librería.

Mientras la esquina estaba ocupada por el local, fuimos habitando poco a poco los otros espacios. De la planta baja utilizabamos sólo una sala que denominamos como “sala mural” donde pintábamos con el grupo de jóvenes. Mientras que para el desarrollo del resto de las actividades utilizabamos la planta alta.

La Fundación está ubicada en Zelaya 33º

(Frente al Hospital Pediátrico, ex Casa-Cuna).

Con el tiempo, se tomó la decisión de poder tomar toda la casa, de poder usarla de modo completo. Dicha decisión se vió acompañada de la finalización del contrato de la librería que alquilaba la esquina, lo cual significó la alegría de poder sumar esos espacios para poder usarlos. Cuando esto ocurrió todos nos imaginábamos muchísimas actividades y formas de habitarla, y ver de qué modo íbamos a hacer para que los deseos y ganas de todos coincidan. Sin embargo, la casa nos dijo “esperen un poquito, necesito tiempo para limpiarme y liberarme del tiempo de estar ocupada en otras cosas”.

Estuvimos muy sensibles a esos tiempos que nos pedía la casa, especialmente en la planta de abajo (arreglar las cloacas, la cañería, entre otras cosas). Nos pidió que la miráramos con mucha amorosidad y que comprendieramos el tiempo que necesitaba para que nosotros pudiéramos habitarla.

La Esquina

El primero de los espacios sobre el cual pudimos trabajar fue la esquina, pero el resto de los espacios necesitaban más tiempo y dedicación.

En el verano de 2019 se hicieron arreglos y se definieron aspectos importantes como la cocina. Este cambio fue muy importante para nosotros ya que consideramos a la cocina como el corazón de la casa.

Luego siguió el baño, dándole forma para un buen uso y poniéndolo bonito para poder recibir a las diferentes personas que forman parte de la casa . Nuestra alegría y nuestro deseo volvía a crecer y a imaginarnos nuevamente habitar estos espacios de la casa que esperábamos con mucha ansiedad. Todo este proceso nos llevó a tomar una última decisión. Nos propusimos armar una minga de trabajo para poder realmente desocupar y liberar la casa de objetos que no eran necesarios.

MINGA!

Con los profes del socio armamos la minga y la llevamos a cabo un día lunes.
Ese día nos reunimos, con los adolescentes, voluntarios y profes a mirar los rincones y definir en conjunto lo que ya no era necesario. Para sacar todo eso de la casa solicitamos un contenedor, y el contenedor alojo por un ratito muchas de las cosas que se iban. Las alojó sólo por un ratito porque rápidamente los vecinos se acercaron y empezaron a preguntar por las coasa para poder llevarlas a sus hogares, transformarlos en otras cosas o venderlos. El contenedor fue el símbolo de contención de aquellas cosas que podían ser de utilidad para otros y seguir transformándose.

Mientras tanto dentro de la casa se vivió un clima de mucha alegría, mucha claridad a la hora de tomar decisiones, confiar en las elecciones de todos, consultarnos, preguntarnos, hacer fuerza entre todos.  

Fue una tarde preciosa donde todos estábamos sintiendo que lo que estaba sucediendo ahí era importante, que la casa estaba lista para recibirnos y nosotros estábamos siendo parte de ese proceso. Aprendimos a soltar y a desprendernos de cosas que quizá eran valiosas para otros.

Desde ahí es que cada lugar fue mirado y se está transformando desde esa amorosidad, de volver a mirar los espacios. Empezamos a imaginarlos como por ejemplo cortinas nuevas para el aula taller, buscando el lugar adecuado para poner la sobadora, el horno nuevo, las bandejas, etc.

Todo lo que en estos últimos años se fue imaginando, y que este verano se materializó, la minga fue la expresión de que la casa ya está lista para ser habitada, para que transitemos por ella todos los grupos, para dar lugar a toda la vida que transmite cada persona que forma parte de la casa. Así alojar el arte,las experiencias y nuevas vivencias que están por ser parte y vida ahi. Desde este transitar el tiempo, es que la minga es una expresión genuina de que todo llega, que todo se vuelve realidad. Que respetar el tiempo tiene este proceso de gestación y de vida.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close